Primer Vehículo Eléctrico evaluado por Latin NCAP: Amigable con el medioambiente pero riesgoso en seguridad
13.12.2022

El Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe, Latin NCAP, publicó hoy su primera prueba de un Vehículo Eléctrico (EV). El JAC E10x, también llamado EJS1 y E-S1, mostró un desempeño preocupante de cero estrellas. Leer informe completo

Cómo se evalúan los Vehículos Eléctricos

La evaluación de la seguridad de los Vehículos Eléctricos está enfocada, al igual que los vehículos con motor de combustión interna, en los adultos, niños, peatones/Usuarios Vulnerables de las Vías (VRU) y en las tecnologías de asistencia a la seguridad, utilizando el mismo Protocolo de Evaluación, independientemente de su tipo de motorización. En el caso de los Vehículos Eléctricos a Batería (BEV) se evalúan otros aspectos como el riesgo de descarga eléctrica y los sistemas de corte de la batería. Además, durante los preparativos de la prueba, se deben considerar algunas otras medidas, por ejemplo, interruptores de corte eléctrico de emergencia colocados en áreas de fácil acceso después de la prueba de choque.

Normas de Seguridad de Vehículos Eléctricos

En relación a las normas de seguridad para Vehículos Eléctricos, sucede lo mismo que con los demás vehículos, las normas de seguridad en América Latina y el Caribe son muy débiles, están por lo menos 20 años atrasadas respecto a Europa. Esto es reflejado en el resultado que presenta hoy Latin NCAP, también considerando que los Vehículos Eléctricos deben, como cualquier otro automóvil, cumplir con  normas de seguridad. Puede haber algunos requisitos adicionales para EV que no se requieren para vehículos de combustión interna, como el interruptor de corte de emergencia para evitar el riesgo de descarga eléctrica. El JAC no cortó su energía eléctrica después de la prueba frontal como debería haber sido el caso si el corte de emergencia hubiera estado presente y funcionando correctamente. También en el impacto lateral, el sistema de corte indicó que estaba activado pero el automóvil aún podía conducirse y moverse, por lo que la batería seguía conectada y funcionando.

Algunas Consideraciones Técnicas

Los BEV suelen ser más pesados que el mismo vehículo con motor de combustión interna, lo que significa que la dinámica en una prueba de choque, así como en el rendimiento de conducción como el Control Electrónico de Estabilidad (ESC), el Frenado Autónomo de Emergencia (AEB) y otras tecnologías ADAS se ven afectadas por una mayor masa y diferente centro de gravedad. Las estructuras deben desarrollarse para mantener su resistencia a los choques con una masa más grande, así como también deben desarrollarse las estructuras para evitar daños a las baterías o cualquier otra fuente de energía para el tren motriz eléctrico. La masa más grande, así como su posición en el vehículo, afecta su dinámica en una prueba de choque, así como su desempeño en su dinámica real en las calles. Es probable que ESC, AEB y los Sistemas de Soporte de Carril (LSS) deban configurarse de manera que su desempeño sea el mismo con un vehículo más pesado. Los frenos y los neumáticos también se ven afectados cuando aumenta la masa de un vehículo y cambia el centro de gravedad. El desgaste de los neumáticos durante la prueba ESC del JAC, el cual para el JAC no es estándar en la región, fue tan severo que en un momento hubo que detener la evaluación. Dado que el enfoque de la evaluación es la seguridad de los ocupantes y VRU así como las asistencias a la seguridad, el hecho de que el vehículo tenga un sistema de propulsión diferente no reflejaría consideraciones especiales en el proceso de evaluación, sin embargo, pronto se podrían considerar nuevos aspectos a las evaluaciones además de las actuales, como las advertencias auditivas necesarias de los EV cuando no hay motor de combustión interna.

Alejandro Furas, Secretario General de Latin NCAP dijo:

“La versión eléctrica del JAC E10x también llamado EJS1 o E-S1, se utiliza como taxi en México. Latin NCAP comparte las preocupaciones ambientales en todo el mundo y está alineado con todas las iniciativas relevantes para reducir las emisiones de CO2, sin embargo, esto no debe ser motivo para pasar por alto la seguridad de los vehículos. No debe ser una cuestión de “limpio o seguro”, ambos aspectos son relevantes y no deben competir entre sí. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas indican tanto la seguridad como el medio ambiente como aspectos clave relevantes. Por esta razón, la condición "amigable con el medio ambiente" no debe opacar la relevancia de la seguridad del vehículo. Hay muchos modelos a nivel mundial que tienen cero emisiones y ofrecen un rendimiento de seguridad mucho mejor que este modelo de JAC”.

David Ward, Presidente Ejecutivo de Towards Zero Foundation dijo:

“Lograr altos estándares en desempeño en seguridad y ambientales no son mutuamente excluyentes. Hay algunos desafíos de seguridad en el cambio hacia vehículos eléctricos que la industria automotriz puede y debe abordar si se quiere lograr el objetivo de cero siniestros y cero emisiones en las vías”. 

Saul Billingsley, Director Ejecutivo de la Fundación FIA dijo:

“Es profundamente decepcionante ver a los fabricantes aprovechar el crecimiento lucrativo del sector de los vehículos de bajas emisiones a costa de la seguridad. El daño causado por los vehículos de combustión interna es triple: lesiones violentas en choques, contaminación tóxica del aire y el impacto climático a largo plazo, pero la mejora en un área no debe ser a costa de otra. Los vehículos eléctricos pueden y deben diseñarse para que sean seguros, limpios y ecológicos".

 


 

Sobre Latin NCAP

El Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América y el Caribe (Latin NCAP) fue lanzado en 2010 para desarrollar un sistema regional independiente de pruebas de choque de vehículos y de calificación de seguridad en la región. Latin NCAP replica programas de pruebas de consumidores similares desarrollados en los últimos treinta años en América del Norte, Europa, Asia y Australia que han demostrado ser muy eficaces en la mejora de la seguridad de los vehículos. Desde 2010 Latin NCAP ha publicado los resultados de más de 150 modelos.

Latin NCAP agradece el apoyo recibido por Global New Car Assessment Programme (Global NCAP), International Consumers Research and Testing (ICRT), FIA Foundation, el Banco Inter-Americano de Desarrollo (BID) y Bloomberg Philanthropies Global Road Safety Initiative. Latin NCAP es miembro asociado de Global NCAP y apoya el Decenio de Acción de las Naciones Unidas para la Seguridad Vial y a la iniciativa Stop the Crash.