Carros Más Seguros para Colombia
19.11.2021

La Liga Contra la Violencia Vial, en su campaña #ExigeUnCarroMásSeguro, lista las líneas de carros con índices más elevados de siniestralidad específica con lesionados o muertos y los analiza en correlación con los resultados de test del Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe, Latin NCAP. Se ha encontrado una coincidencia relevante de líneas con baja seguridad en los tests de Latin NCAP y a su vez una participación alta en siniestralidad con y sin consecuencias humanas.

El análisis de datos de siniestralidad con y sin consecuencias humanas por línea y por unidad vendida es un análisis de datos objetivo y científico. El juicio de que una línea sea “más segura” o “menos segura” a raíz de esta información no es ni puede ser concluyente de la seguridad del mismo, sino que solo indica su peso en las eventualidades de la vía pública. Los resultados de test de Latin NCAP son concluyentes del nivel de seguridad del vehículo y se corroboran con la estadística publicada por la Liga Contra la Violencia Vial.

Cuando hay un lesionado o fallecido dentro o fuera del carro se habla de una incidencia de seguridad directa del auto más allá del causante del choque. Al igual que en los tests de Latin NCAP, en los que se evalúa la seguridad pasiva y activa, no se miden los estadios previos al choque para no quitar objetividad a la medición de la seguridad en si misma. La valoración de la seguridad activa mide la capacidad del carro de “compensar” errores o imprudencias humanas causantes de siniestros.

En declaraciones a prensa emitidas recientemente por la organización Andemos, se acusa de que se “desconoce el compromiso de las marcas por entregar vehículos seguros a los consumidores colombianos”. Latin NCAP evalúa objetiva y científicamente los carros que se venden en el mercado y no las “intenciones” que puedan tener las marcas detrás de ellos. Las intenciones de las marcas, que se supone que van en dirección de dar más seguridad, no protegen en si mismas a las personas en el momento del choque, sino que son las bolsas de aire, la estructura, los cinturones de seguridad, el Control Electrónico de Estabilidad (ESC), y otros actuando en conjunto.

Una acción en dirección de cumplir con los compromisos que necesitan los colombianos, sería que por ejemplo Kia venda el modelo Picanto con 6 bolsas de aire, ESC y protección a peatones como estándar, como lo ofrece en otros mercados aun sin ser obligatorio por ley. Desde Latin NCAP se entiende que, si ese modelo estuviera equipado al nivel de Europa, por ejemplo, con ESC estándar, podría reducir eventualmente la ocurrencia de siniestros. Si el modelo también contara con las bolsas de aire laterales, reduciría mucho el otro índice de lesionados y muertos. Al mismo tiempo tal vez pueda incluso mejorar la calificación de Latin NCAP por encima del cero estrellas obtenido. Este tipo de acciones y de compromisos hacia los consumidores de Colombia es algo que por ejemplo Chevrolet hace con el Onix Turbo, ofreciendo niveles globales de seguridad, excediendo incluso los requisitos mínimos legales, o como lo hacen del mismo modo otras marcas.

Latin NCAP ha visto reflejados y efectivos esos compromisos mencionados por Andemos en parte de la industria automotriz pero no en toda. Aun hay varios fabricantes que no reflejan efectivamente en sus vehículos dichos compromisos y casualmente venden un gran volumen de modelos populares. Algunos fabricantes cumplen con el compromiso de ofrecer el mismo nivel de seguridad para la linea local, o similar, que en economías maduras, como algunos modelos populares de Toyota, Volkswagen y Chevrolet en su Onix Turbo.

Andemos aporta estadística sobre las causantes de siniestros en Colombia: exceso de velocidad, desobedecer señales de tránsito, embriaguez y conducir a contravía. Si un carro tuviera elementos de seguridad que Latin NCAP hoy evalúa, recomienda fuertemente y clama por su incentivo como por ejemplo frenado autónomo de emergencia (AEB), Asistente de Velocidad (SA) y Detección de punto ciego (BSD), entre otros, las causantes de siniestros de la estadística anteriormente mencionada se verían drásticamente reducidas.

La ausencia de estos elementos de seguridad importantes para reducir la estadística que indica Andemos, explica en gran parte los magros resultados en las pruebas de Latin NCAP de autos que se venden en Colombia.

Andemos hace referencia al criterio “precario” de nivel de seguridad y da a entender que dos bolsas de aire y frenos ABS, lo mínimo exigido en Colombia, es “suficiente”. Latin NCAP entiende que esta exigencia es insuficiente ya que la misma no indica como obligatoria la protección de impacto lateral que es crítica para el cuerpo humano (exigida en Europa desde 1996), no exige la protección al peatón (también beneficia a ciclistas y motociclistas que son la mayoría de las víctimas en Colombia) y no se exige el ESC (salva casi tantas vidas como el cinturón de seguridad). La ausencia de estos aspectos claves de la seguridad hace que esa idea de dos bolsas de aire y frenos ABS sea lo más parecido a “precario” a las vistas y experiencia de Latin NCAP.

Al contrario de lo que señala Andemos, Latin NCAP no ha indicado que los carros no cumplen con lo que se les exige en Colombia en referencia a normatividad técnica, si que lo hacen, sino no serían legales de venderse. Latin NCAP sostiene es que algunas marcas presentan carencias importantes en la seguridad básica ofrecida a los colombianos respecto a los criterios que tiene Latin NCAP y que la exigencia local en Colombia es pobre en cuanto a lo que debería exigirse a un carro nuevo en temas de seguridad tanto como la exigencia de información al consumidor que a pesar de ser mejor que en otros mercados es aun precaria.

Latin NCAP acompaña la gran preocupación de la Liga Contra la Violencia Vial por la correlación entre una calificación baja de Latin NCAP y la alta incidencia en siniestros con consecuencias humanas. Latin NCAP llama a todos los actores de la sociedad colombiana a tomar acciones de inmediato. Asimismo, Latin NCAP ve esta postura de Andemos como un posible puntapié inicial, una oportunidad en el marco de esta campaña, de que realmente se cumplan los compromisos que todos los colombianos necesitan para tener carros más seguros.

Los resultados de Latin NCAP aplican a todos los países de la región, incluyendo Colombia. Latin NCAP solicita a Andemos que no confunda a los consumidores con esta desinformación. Dentro de las 30 líneas más vendidas en Colombia, Latin NCAP ha evaluado los siguientes modelos y apunta las condiciones en Colombia a continuación:

1. Kia Picanto: Latin NCAP evaluó la versión mas básica de la región que tiene una bolsa de aire y sin frenos ABS. La versión de Colombia tiene dos bolsas de aire y frenos ABS como estándar. La incidencia de puntuación del pasajero delantero con bolsas de aire (Caso Colombia) no mejoraría la puntuación del carro con una sola bolsa de aire ya que Latin NCAP utiliza los puntos del peor caso de pasajero delantero para la seguridad del adulto, que es casi siempre el conductor, por eso la calificación del adulto con dos bolsas de aire no se hubiera modificado en este caso. Este modelo presenta el problema en la protección lateral de impacto que es muy pobre y que en Colombia es igual al carro evaluado por Latin NCAP: no cuenta con bolsas de aire laterales estándar, por lo tanto, tampoco se hubiera beneficiado la puntuación de haber comprado el carro en Colombia. El tener frenos ABS no aporta puntos en Latin NCAP, sino que tener el ESC es lo que da puntos (el ESC contiene al ABS). Como este modelo en Colombia carece de ESC estándar tampoco obtiene puntos en la versión de Colombia. Por esto, el resultado del Picanto de Latin NCAP a pesar de tener apenas más equipo de seguridad en Colombia, es válido. Kia tuvo la oportunidad de evaluar los elementos opcionales de seguridad para demostrar a sus consumidores los beneficios de los mismos y la marca rechazó la propuesta. De acuerdo a la política pública de Latin NCAP, se asume que el fabricante admite el resultado actual como el válido y que los elementos extras no aportarían grandes diferencias que el fabricante quiera que se comunique al consumidor.

2. Renault Kwid: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia.

3. Renault Duster: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia.

4. Renault Stepway: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia.

5. Renault Sandero: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia.

6. Renault Logan: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia.

7. Chevrolet Joy (conocido como Onix hasta 2018 en Latin NCAP) Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia.

8. Nissan Frontier: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia al momento de la publicación. Luego agregaron bolsas de aire de cortina y laterales de cuerpo estándar en todos los modelos Nissan en América Latina en forma voluntaria, como reacción a los tests de Latin NCAP. Latin NCAP invitó a Nissan a evaluar también las versiones más equipadas y la marca lo rechazó. Según las políticas públicas de Latin NCAP cuando se rechaza evaluar un opcional se da por sobre entendido que no mejora sustancialmente la protección mas allá del resultado actual, lo cual es aceptado por la marca misma.

9. Mazda 2: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vendía en Colombia al momento de la publicación. Como reacción al test de Latin NCAP, Mazda decidió equipar todos los Mazda 2 en América Latina con 6 bolsas de aire. Latin NCAP invitó a Mazda a evaluar también las versiones mas equipadas y la marca lo rechazó. Según las políticas públicas de Latin NCAP cuando se rechaza evaluar un opcional se da por sobre entendido que no mejora sustancialmente la protección mas allá del resultado actual, lo cual es aceptado por la marca misma.

10. Chevrolet Beat: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vendía en Colombia al momento de la publicación. Luego agregaron bolsas de aire delanteras y frenos ABS. Latin NCAP invitó a General Motors a testear y evaluar las versiones más equipadas y la marca lo rechazó. Según las políticas públicas de Latin NCAP cuando se rechaza evaluar un opcional se da por sobre entendido que no mejora sustancialmente la protección mas allá del resultado actual, lo cual es aceptado por la marca misma.

11. Nissan Kicks: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vendía en Colombia al momento de la publicación. Luego agregaron bolsas de aire de cortina y laterales de cuerpo estándar en todos los modelos Nissan en América Latina en forma voluntaria como reacción a los tests de Latin NCAP. Latin NCAP invitó a Nissan a testear también las versiones más equipadas y la marca lo rechazó. Según las políticas públicas de Latin NCAP cuando se rechaza evaluar un opcional se da por sobre entendido que no mejora sustancialmente la protección mas allá del resultado actual, lo cual es aceptado por la marca misma.

12. Volkswagen Gol: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia.

12. Toyota Hilux: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia.

13. Nissan March: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vendía en Colombia al momento de la publicación. Luego agregaron bolsas de aire cortina y laterales de cuerpo estándar en todos los modelos Nissan en América Latina en forma voluntaria, como reacción a los tests de Latin NCAP. Latin NCAP invitó a Nissan a testear también las versiones más equipadas y la marca lo rechazó. Según las políticas públicas de Latin NCAP cuando se rechaza evaluar un opcional se da por sobre entendido que no mejora sustancialmente la protección mas allá del resultado actual, lo cual es aceptado por la marca misma.

14. Suzuki Swift: Latin NCAP evaluó la versión con dos bolsas de aire y sin ESC. Colombia ahora ofrece aparentemente ESC estándar. Con este elemento, el Swift hubiera obtenido el mismo resultado al publicado por Latin NCAP, la baja protección de adultos y la baja protección de niños son los que determinaron la calificación de cero estrellas. En este modelo la gran falla fue la protección lateral que esta ausente en la versión básica y la decisión de Suzuki de no recomendar Sistemas de Retención Infantil para los niños pasajeros. Latin NCAP invitó a Suzuki a evaluar también las versiones más equipadas y la marca lo rechazó. Según las políticas públicas de Latin NCAP cuando se rechaza evaluar un opcional se da por sobre entendido que no mejora sustancialmente la protección mas allá del resultado actual, lo cual es aceptado por la marca misma.

15. Ford Ranger: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia

16. Toyota Corolla: Latin NCAP evaluó la versión con el mismo equipamiento que se vende en Colombia

17. Kia Rio: Latin NCAP evaluó la versión mas básica de la región que tiene una bolsa de aire y sin frenos ABS. La versión de Colombia tiene dos bolsas de aire y frenos ABS como estándar. La incidencia de puntuación del pasajero delantero con bolsas de aire (caso Colombia) no mejoraría la puntuación del carro con una sola bolsa de aire ya que Latin NCAP utiliza los puntos del peor caso que suele ser de conductor para la seguridad del adulto, por eso la calificación del adulto con dos bolsas de aire no se hubiera modificado en este caso. Hoy por hoy el modelo ofrece más equipamiento aún. Latin NCAP invitó a Kia a evaluar también las versiones más equipadas y la marca lo rechazó. Según las políticas públicas de Latin NCAP cuando se rechaza evaluar un opcional se da por sobre entendido que no mejora sustancialmente la protección mas allá del resultado actual, lo cual es aceptado por la marca misma.

Latin NCAP ha evaluado muchos más modelos que estos que se listan. Todos los resultados están disponibles en www.latinncap.com

La lista de las líneas de todos los carros vendidos en Colombia y evaluados por Latin NCAP se replica a continuación en la tabla adjunta. 

Tabla_Colombia-2021.pdf